SkipToMainContent

Seguridad de los niños

Cinco formas de proteger a sus hijos en línea, cuando hay cada vez más personas en confinamiento


De la autoría de un empleado de NortonLifeLock

Si tiene hijos, probablemente quiera tener algún control sobre sus actividades en línea. Internet es como una gran ciudad, pero sin unas fuerzas del orden adecuadas. En este sentido, su intervención es muy importante.

Muchas familias pasan gran parte de su tiempo en casa, y últimamente todavía más a causa del COVID-19, la pandemia causada por el coronavirus. Estar más tiempo en casa incrementa el tiempo dedicado a las actividades en línea. Para los niños, ahora son las clases, las tareas escolares, las redes sociales, el entretenimiento y los juegos.

Sin embargo, no todo lo que hay en Internet ni todas las actividades en línea son adecuadas para niños y adolescentes. ¿Qué puede hacer? Puede supervisar el tiempo y las actividades en línea de varias formas. Puede establecer pautas y revisarlas con sus hijos para asegurarse de que las sigan. En este sentido, una aplicación de control para padres también puede resultarle útil.

Si le preocupa la exposición de sus hijos en Internet, a continuación, presentamos varias maneras de ayudar a protegerlos mejor cuando se conectan.

1. Programe límites de tiempo en pantalla para los niños y sus dispositivos.

Smartphones, tabletas, portátiles, televisores... Quizá tenga la impresión de que sus hijos se pasan el día pegados a toda clase de pantallas.

Considere la posibilidad de limitar la cantidad de horas al día o a la semana durante las cuales sus hijos pueden utilizar los dispositivos, los tipos de dispositivos que pueden usar, las actividades que pueden hacer o los programas que pueden ver.

Hable con sus hijos para que empiecen a tomar conciencia mediática y a practicar la autorregulación. También es una buena manera de descubrir lo que les gusta hacer en línea, y de sugerirles que prueben otras aplicaciones y otros programas de televisión. Puede planificar una "noche en familia" y sin pantallas.

2. Supervise las actividades en línea de sus hijos.

Podría decidir que obtengan su propia dirección de correo electrónico, configuren sus cuentas de redes sociales y utilicen Internet sin supervisión. Si es así, es aconsejable comprobar lo que están haciendo.

Avise a sus hijos de que va a supervisar sus dispositivos y explíqueles los motivos. Pídales que le compartan las contraseñas de sus cuentas. Hágales entender que no lo hace para espiarlos, sino por seguridad.

Puede ser útil saber lo que sus hijos escriben, descargan, buscan y ven. Esa información podría ser el punto de partida para abrir una línea de comunicación.

Por ejemplo, sus hijos podrían tener un problema sobre el que no saben cómo hablar. O puede que no sepan cuándo tratan con algo no seguro en Internet.

Si acceden a contenido inadecuado o tienen un comportamiento inapropiado, puede hablarles sobre la seguridad y las precauciones que deben adoptar. Cuando sepan cómo utilizar Internet de manera más segura, quizá no haga falta estar tan encima de ellos.

3. Establezca reglas sobre el uso de las redes sociales.

Las redes sociales son todo un desafío para los adolescentes. Por un lado, pueden ayudar a fortalecer las relaciones. Por otro, pueden apartarles de la comunicación en persona, alimentar potencialmente la falta de autoestima y exponerlos al ciberacoso.

Las redes sociales tienen efectos muy diversos. Colaborar en un proyecto colectivo mediante una aplicación de videollamadas o conectarse con un amigo nuevo a través de las redes sociales puede ser beneficioso. Hojear Snapchat durante horas o lidiar con trolls de Twitter generalmente no es un buen uso del tiempo. Hable con sus hijos sobre los hábitos inteligentes en las redes sociales y las formas más adecuadas de utilizar los dispositivos.

Anímelos a que piensen en cómo se sienten antes de utilizar las redes sociales, y en cómo se sienten mientras las usan y después de hacerlo. Hable sobre lo que les hace sentir bien o no tan bien. Puede ayudarles a resolver problemas, establecer límites de redes sociales y utilizar funciones de privacidad y filtros de contenido.

¿Qué más? Puede dar ejemplo de buenos hábitos pasando poco tiempo en el smartphone.

4. Manténgase al tanto de la información compartida en Internet.

La información es como dinero en línea. Puede ser una compensación de servicios al navegar por Internet, la descarga de una aplicación o la suscripción a un nuevo servicio en línea. ¿Qué riesgos existen? Los niños pueden revelar demasiada información personal involuntariamente si no entienden cómo se comparte esa información.

Familiarícese con los sitios web que visitan sus hijos, las redes sociales que utilizan y las aplicaciones que descargan. Lea los comentarios y las valoraciones. Consulte los términos y condiciones del sitio para saber qué tipo de información supervisa y almacena la plataforma.

También puede descargar las aplicaciones, probarlas y añadir a sus hijos a sus contactos. De esta manera, de vez en cuando puede examinar lo que sus hijos comparten en línea.

5. Limite el acceso a los sitios web.

Acceder a un sitio web inapropiado puede ser tan fácil como pulsar la tecla equivocada o hacer clic en el vínculo incorrecto. Según la edad y el grado de madurez de sus hijos, puede considerar establecer restricciones en los sitios web y los tipos de descargas que considere inapropiados. Continúe enseñando a sus hijos cómo evaluar sitios web que son de confianza.

En pocas palabras:

Controlar las actividades en línea de sus hijos requiere esfuerzo. Es buena idea tomar medidas para controlar con quién hablan, qué sitios visitan, qué consumen y qué descargan.

También es aconsejable que analicen periódicamente en qué consiste tener una actitud cívica en línea, y comente con sus hijos si aún están de acuerdo con las reglas de la casa. El objetivo es proteger a sus hijos en Internet y, al mismo tiempo, ayudarles a adquirir unos hábitos en línea seguros e inteligentes.

Si por voluntad propia o por necesidad pasa más tiempo en casa con sus hijos, se alegrará de haberlos instruido sobre su comportamiento en línea.

Copyright © 2020 NortonLifeLock Inc. Todos los derechos reservados. NortonLifeLock, el logotipo de NortonLifeLock, el logotipo de la marca de comprobación, Norton, LifeLock y el logotipo de LockMan son marcas comerciales o marcas comerciales registradas de NortonLifeLock Inc. o de su filiales en EE. UU. y otros países. Firefox es una marca comercial de Mozilla Foundation. Android, Google Chrome, Google Play y el logotipo de Google Play son marcas comerciales de Google LLC. Mac, iPhone, iPad, Apple y el logotipo de Apple son marcas comerciales de Apple Inc. registradas en EE. UU. y en otros países. App Store es una marca de servicio de Apple Inc. Alexa y todos los logotipos relacionados son marcas comerciales de Amazon.com, Inc. o de sus filiales. Microsoft y el logotipo Window son marcas comerciales de Microsoft Corporation en EE. UU. y otros países. El robot de Android es una reproducción o modificación del trabajo creado y compartido por Google y se usa de acuerdo con los términos descritos en la licencia de Atribución 3.0 de Creative Commons. El resto de los nombres pueden ser marcas comerciales de sus respectivos propietarios.